Dr. José Manuel González Campa

 

¿SE PUEDE ACEPTAR EL “RAPTO DE LA IGLESIA”, TAL Y COMO LO DEFIENDEN LOS DISPENSACIONALISTAS HISTÓRICOS Y LOS ACTUALES?

 

Las famosas siete dispensaciones o periodos de tiempo (en cuanto la Historia de la Salvación) que defiende el DISPENSACIONALISMO no resisten un análisis exegético y hermenéutico riguroso. Estás diversas dispensaciones están llenas de verdaderas contradicciones. En primer lugar ¿que se entiende por Inocencia? Antes de la denominada “caída” de Génesis 3, la primera pareja (el varón y la varona) tenía un conocimiento de la Realidad Divina, poseían un conocimiento el UNO del OTRO, tenían una conciencia del medio en que Dios los había situado y conocían las consecuencias de la transgresión del mandato divino. Una exégesis seria del capítulo tres de Génesis y de la interpretación que se da él en el capítulo primero de la carta a los Romanos, respecto de lo que les motivó a obedecer la oferta tentadora del Diablo, nos aboca a la conclusión de que su determinación fue seriamente meditada. ¿Dónde queda la inocencia? Así mismo podríamos ir analizando cualquier otra de las llamadas siete dispensaciones, aunque en alguna de ellas existen ciertas verdades que es necesario reconocer. En la Conferencia que aquí se presenta, en el marco de la dispensación de la Gracia, el llamado “Rapto de la Iglesia“, se postula como una verdad inalienable. Yo considero que una exégesis y una hermenéutica rigurosa, de las Escrituras, no apoya tal evento. La 2ª Venida del Señor no se realiza en dos etapas, sino solamente en una. 

Primero no viene “en secreto para recoger a su Iglesia” y más tarde, después de las denominadas “bodas del cordero”, vuelve para establecer su Reino. Creo sinceramente que la Revelación bíblica no enseña esto. En mi Conferencia pongo de manifiesto que ni los llamados Padres de la Iglesia (Orígenes, Juan Crisóstomo, Gregorio, Agustín, etc., etc.), ni los reformadores del siglo XVI, ni los maestros del siglo XX (Joaquín Jeremías, Oscar Cullmann, Dietrich Bonhoeffer, Ruiz de la Peña, etc.) enseñaron el dispensacionalismo. Pero si vamos a las fuentes del cristianismo nos encontramos que ni Pablo, ni Pedro, ni Juan, ni Santiago tuvieron la convicción de que el rapto de la Iglesia era una verdad revelada. Por si todo esto fuera poco ni el mismo Señor Jesucristo enseñó tal doctrina en su mensaje escatológico de Mateo 24-25. Creo que las siete dispensaciones, componen, una doctrina elaborada por los hombres y no revelada por Dios. Por otro lado, considero a los dispensacionalistas mis hermanos en la fe y los respeto; otra cosa es estar conforme con sus argumentos.

 

Clasificación: Conferencias. 2ª Venida de Cristo: ¿Se puede aceptar el rapto de la Iglesia. Tal y como lo defienden los dispensacionalistas?

Origen: Retiro 2017. Hotel Kaype, Barru. Asturias.

Fecha: 2017

Formato: mp3

FICHA